miércoles, 20 de septiembre de 2017

LA CASA VACÍA


TIEMPO Y NOSTALGIA

Autora: Sara G. Mendoza Título: La casa vacía. Lugar: Arrabal y Cía. Fecha: Hasta el 29 de septiembre.

Es un relato de intensa sensibilidad lírica, el propuesto por Sara G. Mendoza en el montaje mostrado en su exposición, compuesto de dieciséis fotografías, con sus textos poéticos correspondientes, centrada toda la experiencia visual en la soledad del recuerdo, la rememoración de personas, vivencias, sensaciones agotadas en el confín del pasado, y revividas gracias a la evocación que suscita la imagen del lugar donde acontecieron. Realiza la autora una instalación perfectamente entrelazada, donde las piezas expuestas transcurren monótonas, sin variar el tono en su visualización, trascendiendo éste con pulso constante, en una escenografía organizada en claroscuros, susurrante, intimista, consiguiendo que el observador se impregne del sentimiento que engloba el conjunto, encontrando en cada obra una puerta hacia sus propias evocaciones. Sara G. Mendoza controla el momento del discurso oportuno, el lenguaje del decorado, la elección del motivo elegido en cada una de sus instantáneas, que unido a un vocabulario plástico poético, consigue elaborar un conjunto de contemplación fresca, libre de accesorios innecesarios, ofrecido como narración visual de hondo significado artístico. Sara G. Mendoza es desenvuelta en la expresión de representación plástica, ágil en el diálogo con el espectador, directa en el concepto trasmitido. Tiene claro lo que quiere contar y compartir, describe su idea en un lenguaje sencillo, soportado en una estructura inteligente, que transcurre sin marcadas gesticulaciones, con naturalidad, cargado de humanidad, inmerso en el recuerdo nostálgico.
Toda acción deja su huella, impregnando los lugares y cosas. Con esta premisa dirige la artista su obra hacia la prevalencia del sentimiento, del pasado rescatado, de su presencia perenne, de su influjo en los actos futuros. Decía T. S. Eliot “Tiempo presente y tiempo pasado, están ambos quizá presentes en el tiempo futuro, y el tiempo futuro contenido en el tiempo pasado. Si todo tiempo es eternamente presente, todo tiempo es irredimible” Esta es la idea que comunica al visitante esta exposición.


martes, 12 de septiembre de 2017

EXPOSICIÓN DE CERAMISTAS DE GRANADA


FUEGO Y BARRO

Autores varios. Título: Encuentros. Lugar: Sala de exposiciones Gran Capitán. Fecha: Hasta el 1 de octubre.

La técnica y el ingenio se conjugan en la muestra presentada por diecisiete artistas plásticos. Unen su habilidad artística en la escultura cerámica, para realizar producciones de poderoso significado estético. El barro es moldeado hacia la conclusión final de la figura ideada, surgiendo como expresión tridimensional de la imagen pensada, siendo el resultado unas veces la forma estilizada de uso tradicional asignado a la cerámica, y en la mayoría aquellas ensoñaciones plasmadas en el barro cocido, en las que se recrean la pericia del autor en la configuración de esculturas cerámicas, o en el garabato tridimensional que se salva de lo común, en el cual resuena destellos de belleza. Algunos exhiben la construcción rotunda, en la que se describe la fuerza modulada por la maestría del ceramista, que transforma la unión del barro y el fuego en obra de arte. Cada pieza, así como el conjunto del creador del cual proceden, trazan una idea en su presentación, siendo cada una de ellas símbolo portador de un párrafo del texto propuesto por el artista. La instalación toda nos explica la inmensa posibilidad que ofrece este tipo de producción plástica.
Intervienen en esta exposición Paloma Abellán Simón, Shuaib Ayarrar, Eulalia Ariza Rubio, Raúl Castillo, Lucía Díaz Barrales, Rogelio Enríquez Caba, Noemí Flores Garro, Rosa García Román, Mercedes Lirola, Miguel Ángel Lorente, Antonio Martínez Gómez, Agustín Morales, María José Morales Jiménez, Cecilia Punzo, Esperanza Romero, Agustín Ruiz de Almodóvar y Saika Taku, los cuales conforman un grupo de ceramistas que quieren trabajar nuevas formas de dicción en la escultura. Todos organizan piezas que rompen la monotonía de las formas para recrearse en la fantasía de la imaginación, desafiando las posibilidades de la materia, jugando con los contornos diseñados en barro, para retar lo imposible del equilibrio sólido. Se consiguen obras de alta sensibilidad plástica, fuerza compositiva y elegancia esculpida.
































miércoles, 6 de septiembre de 2017

JUAN MIGUEL TORRES EXPONE EN ALHAMA DE GRANADA


ALHAMA EN SEPTIEMBRE

Autor: Juan Miguel Torres Ruiz. Título: Alhama en mi memoria. Lugar: Galería del Carmen ( Alhama de Granada) Fecha: Hasta el 15 de septiembre.

La impronta visual plasmada en la memoria, dejada por la visualización de la obra de Juan Miguel Torres, sugiere ideas y sensaciones varias. Es una pintura elaborada con técnica correcta, dominio del color cuando es conjugado en el cuadro, y equilibrio en la composición, consiguiendo traspasar el autor la fría suficiencia técnica, gracias al resplandor introducido en cada una de sus piezas. Incorpora un sabor atemporal, una mirada nostálgica, que recorre en silencio los rincones del espacio objeto de su atención. Alhama es transitada con parsimonia, liberada del tiempo la acción, depositando el pintor la magia que suscita en su recuerdo las calles, y rincones de esta ciudad, en su trabajo plástico. En el interior de los cuadros se recita un relato personal, rebosante de lirismo sereno, extraído a través del lenguaje del color, en sus consonantes de intensidad, aplicando énfasis cuando usa la gravidez de la paleta, siendo puntos suspensivos la ligereza de los tonos. La plenitud es percibida en sus horizontes, gracias a la habilidad de Juan Miguel Torres para interpretar las diferentes declinaciones luminosas de las horas.
Las piezas expuestas, presentan una continuidad en el estilo ya mostrado por el artista en propuestas anteriores, siendo característico en ellas la fuerza de las líneas, en un dibujo perfilado, que sirve para contener la densidad del color, que se deshace en suave visualización en su capa final. Las imágenes resultantes nos trasladan a un entorno ensoñado, impregnado de reflejos que juegan en su memoria.
Las acuarelas de Juan Miguel Torres expresan delicadeza en la mirada, pasión contenida por los días fenecidos, queriendo rescatar y hacer perdurable la esencia del recuerdo.
Es una producción plástica elaborada con claridad de ideas, independencia de criterio y placer por la Pintura.