viernes, 15 de junio de 2018

M.HUMEDAS EN MÁLAGA


LA LUZ Y LA MEMORIA

Autora: Mercé Humedas Parés. Lugar: Galería Benedito, Málaga. Fecha: Hasta el 28 de junio.

El olvido y la luz marcan la obra de Mercé Humedas Parés. Esta pintora leridana recita de forma constante, en su producción plástica, la liviandad de las horas, la inconsistencia de la realidad que se diluye en el baile del tiempo. Conocí su obra cuando era miembro del jurado del Certamen Internacional de Pintura, Ramón Portillo 2013, en Motril. Me atrajo el paso de la luz en las estancias vacías, donde se palpaba el silencio, el rastro de sus antiguos moradores, el polvo depositado por el olvido y abandono. Son reiterativos en su pintura los libros sin uso, ignorados, amontonados, inservibles. Pliegos y tomos, poseedores de memorias, historias, fantasías, anhelos… yacen sin uso, en la espera de su destrucción. La persistencia de la memoria, el querer permanecer perenne entre letras impresas, constituye fútil empresa, pues el interés pierde importancia con los días.
Es un trabajo interesante, de hondo calado metafísico, marcado por la melancolía de la luz, tibia, tímida, que acompaña la soledad de las estancias, consumiéndose en el pasado.
Mercé Húmedas muestra una obra de laboriosa composición, con un marcado dibujo, y colores sólidos que contienen su intensidad. Une técnica e inteligencia en cada una de sus piezas, las cuales generan un estado de reflexión, meditación ante la insustanciabilidad de la memoria, siendo la luz testigo permanente de su combustión.
Esta artista posee una dilatada carrera de premios y reconocimientos, además de una experiencia extensa. Ha conseguido la fórmula perfecta para gustar al público.















martes, 12 de junio de 2018

LAS ACUARELAS DE ADRIÁN MARMOLEJO

NERVIO Y COLOR
 
Autor: Adrián Marmolejo Clarhed. Título: Todo son luces y sombras. Lugar: Centro Artístico, Literario y Científico de Granada. Fecha: Hasta el 16 de junio.
 
Calidad y frescura poseen las acuarelas de este joven pintor, el cual desarrolla un trabajo de gran interés plástico. Aborda el paisaje urbano, dotando a sus piezas de nervio y color, impresiones que trasmite al contemplarlas. Adrián Marmolejo Clarhed describe el ambiente de la ciudad, aunando los elementos comunes de la globalización de la cultura moderna con aquellos que son distintivos de un lugar determinado. Entre ambas posturas desarrolla su figuración, cuyo dibujo se evapora para recrear a través de un cromatismo, velado por dorados rojizos, el sosiego del ritmo perenne estancado en sus rincones, en espera de ser devorado por el bullicio pasajero de la urbe industrial.
El contacto directo, y conocimiento mutuo, se ve alterado por la incomunicación, la invisibilidad rutinaria de los espacios, la frialdad de la soledad. El pintor recrea adecuadamente esta idea, repitiendo constantemente que la huella de la tradición aún persiste, mostrada como otra forma de existencia. Usa para ello el lenguaje de una paleta condensada, espesa, cuyos tonos organizados olvidan el blanco de la superficie para organizar un relato pictórico directo, de apariencia sencilla, pero de resultado liberado de componentes y colores innecesarios.
La obra de Adrián Marmolejo está dirigida por el signo del nuevo paisajismo, expresada con soltura, dominio del tono, elegancia en el grueso trazo del pincel, y conclusión directa. Abusa bastante de los tópicos granadinos, pero logra en algunas composiciones replantear los castizos lugares en creaciones de gran fuerza actual. Debe tener claro el camino correcto para alcanzar a realizar producciones de excelente categoría plástica, pues contiene la cualidad fundamental para ser un buen artista, domina la técnica, posee ingenio y juega muy bien con el color.






 

domingo, 3 de junio de 2018

LOURDES MIERES EXPONE EN LA GALERÍA ORFILA, MADRID

ESPACIOS ÍNTIMOS

Autora: Lourdes Mieres Velilla. Título: Supura miel la mariposa. Lugar: Galería Orfila, Madrid. Fecha: Hasta el 23 de junio.

Un mundo íntimo, sensible, sumido en extrema feminidad, es el propuesto por Lourdes Mieres en su exposición. Las figuras se desarrollan en un trazado suave, delicado, levitando las líneas para expresar el estado ajeno al instante, libre de la realidad, centrado en un profundo mundo interior. Es una pasión cerrada la representada en las piezas. Crea la pintora una atmósfera fresca, etérea, cuyas veladuras prometen fantasías y descubrimientos si se exploran.
Lourdes Mieres posee un estilo personal, independiente, donde el concepto es relegado por la fuerza del color, la intensidad de la bravura del pincel, que deshace su impulso cuando se desliza en el plano para extraer figuras de contorno sinuoso, mostrando en su composición el signo de la idea soportada en la imagen. Posee su obra un hábil diseño y base cromática elegante, centrada en los azules, los cuales ofrecen en su densidades livianas unas vías de escape hacia el revés de la imagen, logrando entrever el misterio que guarda. Su gusto por el surrealismo se refleja en su producción plástica, representando soledad, decisiones difíciles, secretos, promesas y estaciones que aguardan el tren que nunca viene. El tiempo y la lírica se aúnan en su creación artística.
Es una pintura libre, que juega con simbolismos, magia presentida, en un escenario acotado, que se desarrolla, casi siempre, en las penumbras de la luz azulada, en un espacio ensoñado. Lourdes Mieres apuesta por la Pintura en su concepto total.







sábado, 2 de junio de 2018

ANTONIO CAMBA EXPONE EN HOTEL VINCCI POSADA DEL PATIO, MÁLAGA

HUELLAS E IMPRESIONES

Autor: Antonio Camba. Título: Huellas del Mediterráneo. Lugar: Hotel Vincci Selección Posada del Patio . Fecha: Hasta el 29 de junio.
 
Una obra ligera, fresca y elegante, es mostrada por Antonio Camba. El Mediterráneo y la huella que ejerce en su existencia son plasmados en su obra. En ella se recrea en los momentos de su luz, en las diferentes tonalidades que se van sucediendo en las horas.
Presenta el autor una serie de óleos acrílicos pintados con impulso rítmico, cuyo colorido aparece chispeante, marcado con fuerza, en orden azaroso, rompiendo la monotonía del fondo. No abusa el pintor de gamas densas, sino que las expone como veladuras que simulan variación, sorpresa y magia.
Antonio Camba propone un relato sobre el efecto de la luminosidad del Mediterráneo ejerce en su retina, donde recoge los distintos instantes sensitivos, de gozos y alegrías, éxtasis y desengaños, organizado en sus piezas como testimonio personal de los restos del recuerdo soñado.
Es una forma vital la contenida en los cuadros, describiendo el artista la esencia de la visión contenida en la memoria, resumiéndose todo al final en color, en impresión que abandona las formas para ser invadida por los destellos cromáticos, que definen la escena revivida. Es también una abstracción de armonioso equilibrio estético, que prescinde de las formas, queriendo olvidarse de las líneas y se reduce al detalle sencillo, conformando un entramado concentrado en el color, queriendo describir en lo mínimo la inmensidad de la emoción suscitada por la luz, cuando se descompone en sus múltiples tonalidades en su encuentro con el mar.