jueves, 14 de enero de 2021

EXPOSICIÓN "AMANECER" DE MIGUEL GARCÍA EN ALMERÍA

DE LA OSCURIDAD SURGE LA LUZ


Autor: Miguel García. Título: Amanecer. Lugar: Sala Jesús de Perceval del Museo de Arte de Almería, Espacio 2. Fecha: Hasta el17 de enero.

Gusta, atrae, y llena la mirada de sensaciones, esta es la impresión primera de la obra expuesta por Miguel García.

En estos tiempos que corren es bueno evadir la mirada, llenándola de fantasía, introduciendo la imaginación en mundos imposibles, explorando los intricados senderos que recorren sus espacios, envueltos en color. Es un universo sometido a la geometría que se deshace en las trayectorias curvas, mas domina la estructura de su esencia, la repetición de las formas, cuan plantilla industrial que quiere ordenar una realidad soñada, sometida al orden, armonía y equilibrio cromático, aunque su resultado es un tanto frío y aséptico, pues la intención del autor es proponer una nueva realidad racional, libre de errores y emociones, construyendo un escenario armonioso. Esta repetición es además una recitación visual ordenada, según una regla basada en la proporción y posiciones que ocupa la figura, generando un ritmo que da aire a la composición, como una rima poética.

Miguel García reproduce un entramado onírico de extracción psicodélica, que huye de ser percibido como tal debido al orden que representa en el cuadro.

Las piezas expuestas poseen una estética que recuerda el arte pop, seriado y de proyección hacia el diseño industrial, pero presenta unas características propias que le confieren fuerza y originalidad, pues el autor imprime pulso interno, percibido en la mirada, que le otorga ritmo repetitivo, creando una ondulación acompasada que se reinterpreta en la compresión de la obra observada. Plasma el pintor una geometría que se trunca a sí misma, estructurada, sumida en algunas de sus piezas en un sonido interno que surge de su seno. En cada óleo sitúa sus creaciones emergiendo desde un fondo oscuro, fluyendo de la nada, como aparición luminosa que rompe la negrura infinita para definir una realidad imposible, nacida del azar que la suerte del trabajo del artista entrega. Parece que las diferentes obras planificadas son figuraciones sucesivas, que en su transformación van adoptando nuevas formas en el devenir de sus apariciones, según el ritmo que recorre toda la propuesta, como si un latido luminoso fuera, mostrando otras posibilidades que su reestructuración ofrece. Es un lenguaje colorido soportado en una partitura pintada, que desvela el origen luminoso de la creación, en este caso según los paisajes fantásticos que relata en su grafía figurativa.

Miguel García propone un conjunto plástico de buen valor estético, en cuyo interior encierra incógnitas varias.




miércoles, 13 de enero de 2021

SOBRE LOS TIEMPOS QUE CORREN Y LA INTOLERANCIA PRESENTE

EN EL AÑO DE ANNUAL

Año Nuevo es una fecha sólo, pero significa cambio, renovación, nuevos propósitos que cumplir, que casi siempre se esfuman al instante siguiente, mas algo queda de esa intención inicial.

Cambian las fechas, el deseo de pervivencia se arraiga, queremos olvidar lo malo, hacer realidad nuestros sueños.

El año pasado fue malo, pero tendrá algo positivo que guardar, aprendizajes, amistades, afectos… no pasa el tiempo vacío, siempre nos aporta alguna enseñanza, en este caso nos ha enseñado a saber sobrevivir.

Viva el Año Nuevo, preludio de esperanza, siendo su advenimiento dependiente de la constancia de cada uno en el cambio deseado.

Pienso en la España de 1921, la gripe pegó fuerte, creo que mucho más que la actual pandemia, pero, a diferencia de los tiempos actuales, afrontaron el futuro con valentía, sin miedo al sufrimiento, y resignación ante el futuro. Éste, repasando nuestra Historia, no fue bueno, pues 1921 trajo el gran desastre de Annual, donde miles de españoles perdieron la vida en África, aparte de la vergüenza nacional por la dejadez, improvisación, egoísmo y pérdida del sentimiento nacional de los políticos de entonces. Después se sucedieron enfrentamientos, ruina y guerra. Nos recuperamos con el deseo de olvidar el pasado y trabajar por un futuro más próspero. Se consiguió, más ahora pintan bastos si no actuamos con inteligencia, responsabilidad social, coherencia nacional, sentido de pertenencia a una sociedad diversa con un pensamiento de convivencia común. No hay que dejarse arrebatar por la utopía secular, por la idea de la trayectoria rectilínea del futuro hacia un mundo feliz. Todo es cíclico, y si no aprendemos del pasado puede repetirse sus males. ¿Estamos preparados para ello? Creo que existe gran confusión, aunque muy buenas intenciones, pero se evidencia una serie de discursos divergentes que incitan a no considerar como amigo a quien piensa lo contrario, no aceptando la opinión ajena si no coincide con la nuestra. Más aún, pasa a engrosar las filas de rivales que deben ser excluidos.

El año comienza, abordémoslo con optimismo, sin miedo, respeto y valentía. Unámonos en el trabajo y entendimiento común, olvidando teorías decimonónicas nacidas de la Ilustración, y reconstruyamos el concepto que regirá el futuro. Huyamos de la reacción del pensamiento, sin bandos de posición, extraído de páginas caducas, y seamos creativos. Las posiciones hoy son ambiguas, carentes de significado, pues coinciden en sus fines. El valor de la persona es lo único que debe importar.


 

miércoles, 6 de enero de 2021

UNA NOVELA DE NABOKOV

BARRA SINIESTRA

Vladimir Nabokov, 1899-1977, fue un escritor de origen ruso nacionalizado estadounidense, considerado como uno de los escritores más importantes del siglo xx. Su obra fue prolífica, escrita inicialmente en ruso, y la mayoría, y más importante, en inglés a partir de 1940. Es más conocido por su novela “Lolita”, 1955, como también por “Ada o el ardor”, 1969. Pero si esta segunda refleja la gran magnitud literaria alcanzada por su prosa, Lolita ha velado toda su producción escrita, quedando su nombre ligado al título de esta narración.

Vladimir Nabokov posee una producción literaria extensa y variada, compuesta de cuentos, novelas y poemas, donde construye un gran universo de relaciones complejas, formado por los arquetipos de sus personajes, según algunos críticos de poca intensidad psicológica, pero todos envueltos en una intrincada red de relaciones oscuras, pesadas, retorcidas, ocultas tras una realidad lineal captada en la superficie de su lectura. Nabokov también era un apasionado del ajedrez, siendo las reglas de este juego quien dirige los intrincados argumentos de sus narraciones.

Entre sus trabajos literarios hay una novela cuyo desarrollo está basado en una partida oculta de ajedrez, donde sus personajes, cuan figuras en el tablero de la escena, desarrollan sus jugadas. Es una novela difícil, pero pese a ello mantiene la atención del lector. Su final es inesperado…reconozco que sentí una profunda desazón en sus últimas líneas.

En “Barra Siniestra”, así es su título, narra el acoso que sufre el profesor de filosofía Adam Krug por parte del gran líder Paduk, que quiere que apoye a su Partido del Hombre Común. Paduk predica el ekwilismo, teoría donde lo mediocre es exaltado como solución para la mejora del pueblo. Su propaganda es un buenismo superficial, que esconde el terror en su imposición.

Esta novela, escrita en 1947, nos describe cómo un partido sin una base intelectual sólida, basado en bellas palabras, reflejo de una mera entelequia sin sentido, e irrealizable, sin alcanzar a ser siquiera una utopía, asalta el poder, rompe el orden establecido, descubriendo el profesor A. Krug que tras esta capa de inanidad intelectual se esconde la más despiadada brutalidad, y odio, contra los valores humanos. Lo único que soporta la verdad del partido es el culto al Poder de la nueva élite, que gira ante el todopoderoso Líder. La libertad de pensamiento es destruida, con el pretexto de construir un mundo feliz, basado en la dictadura de lo mediocre. Excelente novela.