viernes, 16 de febrero de 2018

STEPHAN BALKENHOL EXPONE EN EL CAC DE MÁLAGA

PENDIENTES DE UN HILO

Autor: Stephan Balkenhol. Lugar: CAC de Málaga. Fecha: Hasta el 22 de abril.
 
La rotundidad, el inconformismo con la realidad uniforme, el anhelo por la vuelta hacia una realidad más unida al devenir de la Naturaleza, circunscribe el trabajo plástico de Stephan Balkenhol. Es original, arcaico y atrevido en el mundo de la escultura. Pues desde la tradición de la talla en madera, genera nuevas expresiones que sitúa en la línea de la lógica creativa del arte prevanguardista. Es también su obra una crítica mordaz al hombre moderno, a sus aspiraciones insustanciales, reflejando su soledad, dejadez en un mundo que no controla. Pero el ser humano no se resigna, y actúa como un titán, mas eso parece, pues es representado como una marioneta sostenida por hilos invisibles. Así aparecen las esculturas de Stephan Balkenhol, como marionetas suspendidas en trance de iniciar un movimiento. Infiere a sus piezas un gesto cinético, pura energía que quiere expandirse en la acción. Juega con las formas no ciñéndose a la realidad, pues relata el poder de la imaginación, en cada una de sus composiciones.
Stephan Balkenhol crea un cosmos de seres unidos por su proximidad, pero aislados en sus circunstancias. Cada uno se mueve según el signo presentido, envueltos en un clima de íntima soledad, momento melancólico que se traduce en estado de trance reflexivo. Este artista le añade vida a sus figuras, soplo de fuerza, adquiriendo una permanencia propia en el universo de los vivos. Rompe la monotonía del paisaje con sus esculturas, crea un contraste reflexivo, pero a la vez no atenta con la armonía de la escena. La humanidad de sus piezas, y su naturaleza, se funden en el conjunto.
La producción de Stephan Balkenhol posee una lectura crítica, reivindica la libertad, la imaginación y una vuelta hacia una existencia más sencilla, acompasada con el medio ambiente.
 
 
 

 

 

 

martes, 13 de febrero de 2018

EXPOSICIÓN DE PABLO GARCÍA CALVENTE EN ARRABAL Y CÍA

NO SÓLO ES IMAGEN

Autor: Pablo García Calvente. Título: Hermosas e inconformistas. Maniquíes para el arte. Lugar: Galería Arrabal y Cía. Fecha: Hasta el 2 de marzo.
 
Es una obra de signo conceptual, soportada en un fotografía de perfecta técnica, elegidas las imágenes para potenciar la idea del artista. Pablo García Calvente propone una reflexión sobre la apariencia, el sentido de lo visible, el ánima encerrado en cada uno de los maniquíes, figuras donde se proyectan los reflejos de vida, atribuciones y habilidades, siendo más que un modelo sobre el que se asientan las vestimentas y complementos de moda. En sí mismos encierran un enigma, debido a la proyección de las miradas, las cuales han ido depositando parte de la existencia de aquellos que han fijado su atención en ellos.
Pablo García Calvente posee un ritmo narrativo visual ágil, desenvuelto. Algo frío y distante con el espectador, constituyendo la instalación e su conjunto una muestra de gran limpieza expositiva, escasa en piezas, centrada en la faz de los maniquíes de representación femenina.
Una primera impresión ofrece una versión directa, introduciendo hacia una reflexión sobre la superficialidad y glamour del mundo de la moda, y el uso de la mujer como objeto publicitario. Pero el autor va más allá de la idea inicial que suscita su contemplación, pues se adentra en la metafísica de la imagen, en el misterio que encierran estas formas humanizadas, la inquietud que su presencia suscita en una estancia vacía, los silencios infinitos que el imposible diálogo aguarda, la atracción que ejerce.
La exposición de Pablo García Calvente posee una puesta en escena correcta, buen bagaje intelectual y múltiples argumentos para compartir con el espectador.


 

 

 

 

 

miércoles, 7 de febrero de 2018

F. VERA MUÑOZ EXPONE EN SEVILLA

UNA MIRADA SOSEGADA

Autor: Francisco Vera Muñoz. Título: Tránsito. Lugar: Galería Haurie. (Sevilla) Fecha: hasta el 26 de febrero.

Es una obra de mirada sosegada, sumida en una contemplación tranquila, integrando al espectador en la escena del cuadro. Francisco Vera Muñoz ofrece un relato lírico, expuesto con un tono intimista, sometido a un ritmo apacible. Centra su acción plástica en la representación realista de la ciudad y el paisaje circundante, donde el agua está siempre presente. Los tonos azules y verdosos predominan en sus piezas, más algunos ocres, marrones y claridades doradas. Todo ello configura un conjunto de gran armonía visual, expresando el pintor su aislamiento del bullicio de la ciudad, alejado de la superficie cuando la observa desde sus azoteas, plasmando la geometría de la urbe, su orden y racionalidad, expuestos en un segundo plano, pues prima la sensación del artista, que quiere expresar la intimidad personal, la unidad del yo, la importancia de la reflexión sobre el transcurrir del entorno. Fija su atención en el fluir temporal representado en el tránsito del agua, contrastado con el estado reposado del pensamiento contemplativo, lo inmutable y aquello que permanece perenne. El cielo, reflejado en las aguas, como eterno y la tierra como contingencia, y en medio el yo personal. Con esta reflexión el artista propone una integración de la nostalgia poética en las construcciones actuales y en el entorno natural, desarrollando una dicción actual, repitiendo el lema que atormenta toda obra de arte, el peso del tiempo, el ansía de permanencia, la fugacidad de la existencia. El resultado es un trabajo plástico de gran calidad, fuerza compositiva, ingenio y belleza.










 

martes, 6 de febrero de 2018

EXPOSICIÓN DE MARÍA DÁVILA


EL MISTERIO DE LA IMAGEN

Autor: María Dávila. Título: Post scriptum. Lugar: Palacio de los Condes de Gabia. Fecha: Hasta el 4 de marzo.
 
Cara, manos, ojos, gestos y silencios inducidos, conforman un entramado sensitivo que define el ambiente íntimo de una imagen. Con todos esos elementos transmite un mundo ajeno al reflejo visual, profundo, envuelto en misterios. María Dávila construye un espacio visible donde aparecen seres cerrados en sí mismos. Pasiones que atormentan, miedos inconfesables, soledad. olvido, desorientación del yo, son expresiones que se describen en cada una de las figuras plasmadas en sus cuadros. En ellos la pintora desarrolla un ritmo pasivo, lánguido, de percepción cinética suave, centrado en el escenario psíquico que rodea la historia, y en en otros casos, en la acción supuesta, en un futuro inmediato, de los personajes protagonistas. Unas veces son los ojos, en cuya mirada se describe el sentimiento del ser plasmado en el lienzo. En otras basta con sus manos, rasgo distintivo de su personalidad, avatares, circunstancias, signo que describe la vida de la persona. Incluso la pose estática mirando hacia el interior del cuadro, solo visible el peinado, los hombros, su vestimenta, ayuda a configurar las señas de identidad del protagonista objeto de atención en el espacio pintado.
María Dávila crea una obra rotunda, extraída de la esencia del arte pop, tamizada por el muralismo grafitero, para exponerla en clave de representación de intenso sabor pictórico, el cual rezuma sólida comprensión clásica. Esta recombinación de elementos de la pintura, pasado y presente, ha servido para organizar un trabajo fresco, desenvuelto, de raíz intelectual extensa. Propone la imagen aparente, mera impresión atrapada en el tiempo indefinido, hoja muerta que recuerda la vitalidad fenecida, mas es una puerta al trasmundo lo que su plasmación encierra, pues es la vía hacia los recónditos laberintos del recuerdo, agobiado por el subconsciente, pulsiones pasionales, o dolores del alma.
La artista traduce de forma original, y habilidad plástica, su concepto teórico inicial, ejecutado en una producción de buen nivel técnico, amplia inteligencia creativa y excelente calidad artística.