miércoles, 5 de diciembre de 2018

JUAN DÍAZ EN LA GALERÍA HAURIE, DE SEVILLA

EL ASOMBRO ANTE LO INTANGIBLE

Autor: Juan Díaz. Título: Desde la emoción. Lugar: Galería Haurie, Sevilla. Fecha: Hasta el 9 de diciembre.

La línea del horizonte estructura la obra de Juan Díaz, rota algunas veces por signos del paisaje, alterando la lógica monótona de la imagen, introduciendo misterio, sorpresa y curiosidad. Es un desequilibrio que genera tensión en la escena, vibración de vida, conexión con la realidad.
Conjuga el pintor cielo, mar y costa, enlazados por una bruma que incorpora fondo y cuerpo en el cuadro.
Es una visualización suave, cadenciosa, ante una escena tranquila, recreando espacios donde le espectador se suma al rumor de la creación, permaneciendo insignificante ante la grandiosidad de los ritmos que sostiene el tiempo.
Campos de color definen cada uno de los elementos representados, con tonalidades heterogéneas, emborronadas por la neblina de humedades grisáceas delicuescentes, más alguna mancha, a veces, que generan el desarrollo de historias propias en cada pieza.
Presenta Juan Díaz una propuesta sugerente, de lirismo intimista, escrita con un cromatismo de gamas equilibradas, cuyo contraste no provoca saltos sensitivos de envergadura. Existe una trayectoria, en su observación, que transcurre por llanuras moteadas de irregularidades, y transición entre colinas para cambiar de color.
Tras la imagen de cromatismo imperante sobre el dibujo, se esconde el asombro ante la inmensidad de lo intangible, rastro del universo matérico que disuelve al individuo en su totalidad, reflejándose a su vez en el yo personal, originando una interrelación entre el individuo y el mundo: el ser humano como singularidad pensante en la existencia, reafirmando su diferencia con el resto, pero a la vez muestra su fragilidad e interdependencia con el todo.
Juan Díaz expresa un trabajo plástico cuya primera interpretación es poética, cuan diseño de apariencia sencilla, pero concluyendo en un relato de profunda metafísica.




















domingo, 2 de diciembre de 2018

PACO LARA-BARRANCO EXPONE EN SEVILLA

TRAS EL SENTIDO ÚLTIMO DE LA LUZ

Autor: Paco Lara – Barranco. Título: Completando dibujo. Lugar: Galería Birimbao, Sevilla. Fecha: Hasta el 5 de diciembre.

Color y geometría se combinan en la obra de Paco Lara-Barranco, donde líneas entrecruzadas, y algunas paralelas, se plasman en ellas, siendo la variedad de su paleta el magma en el cual navegan estas estructuras de signos lineales, diluyendo la perfección del segmento, para surgir como trayectorias rectilíneas de trazado impreciso. El cromatismo sumerge las formas, triunfando en el cuadro cuan marejada espesa, de volumen interno presentido, gracias a la materialidad introducida en sus piezas.
El trabajo plástico de Paco Lara - Barranco utiliza técnicas varias, primando sobre todo el color en sus distintos tonos, densos, pastosos, en ebullición permanente, esperando la explosión presentida en los instantes futuros. El autor resume la realidad visible en  espacios de color y entramado geométrico, es decir, razón y sentimiento, orden lógico sumido en el caos de la percepción sentida, impresión primera que la luz graba en la memoria, siendo el momento intuido expresado en signo cromático. Paco Lara-Barranco reduce la realidad a una simbología sensitiva, pues al final la descripción mental de lo existente queda guardada en el recuerdo, como parte del espectro luminoso, según sea la circunstancia imperante de tristeza, felicidad, pasión, plenitud vital, curiosidad…
Paco Lara-Barranco analiza la comprensión del entorno natural que nos rodea, para descifrar el sentido último de la luz.







 









jueves, 29 de noviembre de 2018

FRANCISCO CARREÑO EXPONE DE NUEVO EN GRANADA



LA HUELLA CROMÁTICA IMPONE SU PESO


Autor: Francisco Carreño. Título: Monumentos de la Dobla de Oro. Lugar: Galería Ceferino Navarro, Granada. Fecha: Hasta el 19 de diciembre.

Persigue el pintor la magia de la imagen, buscando en su trasfondo la fantasía, la ensoñación en el recuerdo, la sorpresa contenida, intentando proponer una obra que responda siempre a los anhelos de la libertad visual del observador, cuando busca evadirse de la realidad cotidiana. Utiliza el color como lenguaje, cuyos tonos, cuan signos simbólicos, desarrollan un relato sensitivo.
Francisco Carreño aborda en esta ocasión temas granadinos, sus paisajes, monumentos y rincones, como es el caso de los Monumentos de la Dobla de Oro, incorporando su trabajo en el cuerpo central que mueve su producción plástica. Se fundamenta ésta en la expresión de la imagen más allá del detalle apreciado, impregnándose del espíritu que transmite, la intuición que suscita, el ambiente enriquecido con la percepción del artista, creando una obra que interacciona con el espectador, permitiendo que participe de la escena propuesta para que pueda integrarse, nadar en sus espacios idealizados, reflexionar sobre el yo del individuo, el entorno o el tiempo, incorporando pasado, presente y futuro. Logra decir siempre algo nuevo, según sea la luz, el estado anímico, o el sentimiento imperante en esa hora.
La huella cromática impone su peso en la obra de Francisco Carreño, pues es la base sobre la cual asienta todas sus creaciones. Conjunta esta idea con la evocación de la imagen plasmada, aliñadas todas las piezas con la gracia compositiva del autor.
Excelente exposición de este pintor, en la cual da un giro más en torno al eje que mueve sus producciones plásticas, la relación de las formas y el color.






domingo, 25 de noviembre de 2018

EN EL OTOÑO




Fyodor Vasiliev
 
 
 
El otoño se acerca con muy poco ruido:
apagadas cigarras, unos grillos apenas,
defienden el reducto
de un verano obstinado en perpetuarse,
cuya suntuosa cola aún brilla hacia el oeste.

Se diría que aquí no pasa nada,
pero un silencio súbito ilumina el prodigio:
ha pasado
un ángel
que se llamaba luz, o fuego, o vida.

Y lo perdimos para siempre.
 
Ángel González
 
 



 Miguel Peidrò
 
 
En el parque, yo solo...
Han cerrado
y, olvidado
en el parque viejo, solo
me han dejado.

La hoja seca,
vagamente,
indolente,
roza el suelo...
Nada sé,
nada quiero,
nada espero.
Nada...

Solo
en el parque me han dejado
olvidado,
...y han cerrado.

Manuel Machado





Annibale Carracci


Tan, tan.
¿Quién es?
El Otoño otra vez.
¿Qué quiere el Otoño?
El frescor de tu sien.
No te lo quiero dar.
Yo te lo quiero quitar.

Tan, tan.
¿Quién es?
El Otoño otra vez. 

Federico García Lorca

 
Egidio Antonaccio 
 
Nos dicen: Sed alegres.
Que no escuchen los hombres rodar en vuestros cantos
ni el más leve ruido de una lágrima.
Está bien. Yo quisiera, diariamente lo quiero,
mas hay horas, hay días, hasta meses y años
en que se carga el alma de una justa tristeza
y por tantos motivos que luchan silenciosos
rompe a llorar, abiertas las llaves de los ríos.
Miro el otoño, escucho sus aguas melancólicas
de dobladas umbrías que pronto van a irse.
Me miro a mí, me escucho esta mañana
y perdido ese miedo
que me atenaza a veces hasta dejarme mudo,
me repito: Confiesa
grita valientemente que quisieras morirte.
Di también: Tienes frío.
Di también: Estás solo, aunque otros te acompañen.
¿Qué sería de ti si al cabo no volvieras?
Tus amigos, tu niña, tu mujer, todos esos
que parecen quererte de verdad, ¿qué dirían?
 
Sonreíd. Sed alegres. Cantad la vida nueva.
Pero yo sin vivirla, ¡cuántas veces la canto!
¡Cuántas veces animo ciegamente a los tristes,
diciéndoles: Sed fuertes, porque vuestra es el alba!
 
Perdonadme que hoy sienta pena y la diga.
No me culpéis. Ha sido
la vuelta del otoño.



Rafael Alberti
 
 
 
El Greco
 
Yo sé que hay quienes dicen: ¿por qué no canta ahora
con aquella locura armoniosa de antaño?
Ésos no ven la obra profunda de la hora,
la labor del minuto y el prodigio del año.

Yo, pobre árbol, produje, al amor de la brisa,
cuando empecé a crecer, un vago y dulce son.
Pasó ya el tiempo de la juvenil sonrisa:
¡dejad al huracán mover mi corazón!

Rubén Darío


 
 
 

SOBRE LA EXPOSICIÓN DE J.GÓMEZ DE LA TORRE EN LINARES


LA SUSTANCIA DEL COLOR

Autor: Juan Gómez de la Torre. Título: Espacios de Color. Lugar: Galería Cristóbal Bejarano, Linares. Hasta: 7 de noviembre.
 
Es una impronta apasionada, desbordante, la que desarrolla Juan Gómez de la Torre en cada uno de sus cuadros, rompiéndose el color en mil destellos, en una marejada agitada, poderosa confrontación cromática, rompiendo la lógica de la mirada, para entablar una relación sensitiva con el espectador.
En la tormenta de gamas intensas, espesas y de impresión penetrante, deposita el pintor trazos de tonalidad grávida, que alteran el equilibrio del plano, creando un ambiente de confusión en la escena. De esta acción, del enfrentamiento de colores desde sus áreas geométricas, surge el cuerpo del ambiente que cubre toda la composición. En ella las figuras, que describen el paisaje, se vislumbran, confunden con la neblina cromática, induciendo curiosidad en el espectador, que se pregunta qué hay tras la espesura, adivinando los flujos que transmiten nervio a la pieza.
J. Gómez de la Torre desarrolla una técnica de factura clásica, dentro de los estilos imperantes a comienzos del siglo veinte, actualizándolos en cada una de sus obras, manteniendo el brillo de la sorpresa en cada una de ellas. Consigue el artista ofrecer un producto que atrae la mirada, para escrutar los detalles que aparecen en sus escenas, originando un nuevo relato visual según sea el estado anímico de quien lo observa, o la dirección de la luz. Es su trabajo plástico una propuesta de contundencia lumínica, abierto a todas las posibilidades que su espectro encierra, expresando la sustancia lumínica como resplandores que se agotan en la superficie del cuadro, perdiendo su fuerza, quedando como su imagen candente dirigida hacia su ocaso opaco.
Es un conjunto de contemplación vital, pues la luz es presentada como posibilidad tangible, de supuesto tacto sedoso, aunque esta presunción sea una quimera solo, quedando en el recuerdo de quien observa los espacios de la fantasía.
Técnica e inteligencia se conjugan en las pinceladas de Juan Gómez de la Torre.
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

jueves, 22 de noviembre de 2018

FERRER MILLÁN EN LA GALERÍA ORFILA

LA  GRAFÍA OCULTA DE FERRER MILLÁN

Autor: Joaquín Ferrer Millán. Título: Sueños paralelos. Lugar: Galería Orfila (Madrid) Fecha: Hasta el 12 de diciembre.

Joaquín Ferrer Millán, trabaja la contraposición de la imagen con la luz delicuescente, generando sensaciones de ingravidez, ruptura del entendimiento, transformada la representación en el lienzo en grafía singular, que describe paisajes mentales, energías aprehendidas cuando son ensoñados o recordados. Construye ideogramas en los que están contenidas emociones, sensaciones, pensamientos y rememoraciones. Es un lenguaje oculto, que toma sentido cuando se confronta con el campo cromático que la arropa, apareciendo éste abierto en todas sus tonalidades, induciendo mutación próxima, profundidad infinita. Es, también, una tensión vibrante entre lo permanente y el cambio dinámico, siendo el color el portador de la idea sugerida, la cual va conformándose en la figura condensada, curvada y retorcida, con incrustaciones de líneas azarosas, tonos grávidos, formas de insinuaciones orgánicas, produciendo el efecto de apreciación pastosa, de tacto receloso, induciendo precaución, curiosidad y misterio. Estas siluetas adquieren significado cuando el pintor las dota de nombre, definiendo su circunstancia, descifrando el entramado intelectual cada observador según la visualización que su percepción sugiere.

El lenguaje simbólico utilizado por J. Ferrer Millán es rico y exuberante, intenso en su contenido, posible solo al entendimiento de la mirada sensible y soñadora. Los fondos transmiten fantasía, mundos apacibles, libertad, pero su triunfo no se produce, pues las figuras rompen su faz para introducir inquietud en su contemplación.
La obra de Ferrer Millán posee señas de identidad propia, apareciendo como abstracta, mas es un relato de la realidad idealizada desarrollado con una grafía oculta.








sábado, 17 de noviembre de 2018

CARLOS LEÓN EXPONE EN EL CENTRO JOSÉ GUERRERO

TRES PERCEPCIONES


Autor: Carlos León. Título: Pasajes. Lugar: Centro José Guerrero. Fecha: Hasta el 30 de diciembre.

Tres percepciones posee la obra de Carlos León, entrelazadas entre sí, dando cuerpo a la imagen portada en cada una de sus obras.
La primera que surge al visualizar sus cuadros es la percepción estética, introduciendo al espectador en un mundo fantástico, compuesto de una vegetación exuberante, en un paisaje tropical que oculta con su frondosidad mil y una aventuras. Se presiente el murmullo de animales y cantos de aves, en un ambiente espeso y tórrido. Pero esta imagen es solo apariencia, producto del azar, o quizá huella del pensamiento oculto del autor.
Otra percepción es la técnica, pues aparece la huella del pintor, el rastro de su energía transferida en la pieza, depositada tras un torbellino creativo, donde Carlos León imprime su fuerza expresiva. Se enmarca su trabajo en el expresionismo abstracto, dentro de la misma dinámica creativa de José Guerrero, donde el intelecto es subyugado por la acción, buscando descifrar el sentido último del color. Sin embrago este camino no está exento de una planificación en la elección de los distintos tonos, los cuales se quiere confrontar con el blanco para desarrollar su intensidad. Si nos fijamos, este proceso recuerda a la pintura oriental, por el resultado estético, como por el derrotero azaroso de su composición, dejando que sea el propio cuadro quien diseñe su estructura, fruto de la libertad del inconsciente, ajeno a las ataduras racionales, como si de un ejercicio zen se tratara.
Acompaña a estas dos percepciones la rítmica, pues en cada pieza se observa una topografía cromática de profundos desniveles tonales, altos y bajos engarzados en una secuencia armónica, generando un pulso vital, poderoso, hilo conductor de la construcción de la obra.
En esta ocasión Carlos León versiona la brecha, elemento importante en la producción de José Guerrero, logrando encajar el conjunto plástico con la obra del autor que da nombre al Centro expositivo. Interesante propuesta.



























sábado, 10 de noviembre de 2018

ESCULTURAS DE BLANCA MUÑOZ EN LA GALERÍA MARLBOROUGH

INSTANTES MÁGICOS

Autora: Blanca Muñoz. Título: Vaivén. Lugar: Galería Marlborough, Madrid. Fecha: Hasta el 24 de noviembre.


La materia es dominada por el ingenio de la artista, convirtiéndola en forma inteligente que quiere plasmar la fantasía. Blanca Muñoz traduce en estructura ingeniosa cada una de sus piezas, mediante el trabajo del metal, creando estructuras de apariencia ligera, perforadas, de pulidas superficies, cuyo conjunto produce sensaciones visuales de volumen en el ambiente, espacios aéreos impregnados del halo de la escultura, por donde deambula la luz, en un recorrido azaroso siempre concentrado en torno al cuerpo central que la atrapa. La luz se desliza por la suave superficie, abriéndose en todas sus posibilidades tonales, surgiendo destellos en un amplio abanico cromático, de presencia fugaz, como si de apariciones irreales fueran. La escultura es a la vez fuente emisora y receptor del fluido luminoso, originándose una vibración en la mirada cuando es contemplada. Esta percepción sensitiva es la base del diálogo que se origina entre el espectador y cada una de las piezas, cuando se sume en la contemplación del aura que cubre la composición. Es un instante mágico, que extrae la atención del tiempo, sintiendo la sublime atracción del resplandor de amplio repertorio de colores. Es una liberación de la rutina visible. Sumida en la luz está la forma, de tacto suave y a la vez consistencia dura, rígida, y si se insiste cortante. Es una ambivalencia escondida tras el brillo metálico.
Blanca Muñoz consigue condensar estas sensaciones en sus creaciones, gracias a lo cual se convierten en apreciadas obras de arte. Esta creadora plástica conjuga habilidad técnica, diseño y ensoñación, concluyendo en un producto de excelente factura estética.