viernes, 12 de octubre de 2018

ANTONIO MONTALVO EN CONDES DE GABIA

EN UN MUNDO FENECIDO

Autor: Antonio Montalvo. Título: Bajo un sol de ceniza. Lugar: Sala Alta, Palació de los Condes de Gabia (Granada) Fecha: Hasta el 20 de enero de 2019.

La pintura como la poesía sirven al artista para expresar sus inquietudes, ajenas al devenir común de la existencia cotidiana. Antonio Montalvo usa un estilo peculiar de creación pictórica para desarrollar un espacio onírico, en el cual se adentra en las brumas de miedos y senderos hacia la luz de la verdad que sostiene la realidad. Es un indagación metafísica, en la que reflexiona sobre la vacua ambición deshecha en la nada, en la insustancialidad de la aparente hermosura, en el sentido de lo absurdo. Busca una consciencia distinta, descifrando las imágenes de la fantasía. Este universo explorado vela la plenitud de la luz, que aparece sujeta por las sombras, signo de la duda sobre su validez tangible. En el trayecto intuitivo por los paisajes de sueños y alucinaciones, el autor va reflejando, en cada una de sus piezas, los sucesos que rompen la racionalidad del relato, constituyendo el conjunto una serie de imágenes que ilustran las estancias imposibles, proponiéndolas como accidente paradójico que invita a la reflexión, ruptura de la lógica y visita a las salas donde reina la fantasía, en su forma descarnada, aislada, silenciosa, ensimismada en sí misma, apresada en sus circunstancias, alejada de la plenitud solar, del aire fresco y acción vital. Se encuentra con una atmósfera cargada, donde los seres allí presentes están obligados a representar continuamente la misma escena, no hay escapatoria para ellos.
Antonio Montalvo estructura su propuesta en una producción de intenso sabor clásico, en su confección como en el puesta en escena, introduciendo la marca del tiempo, en las superficies desvaídas de brillo y colores vivos. Consigue modular el ritmo que trascurre por el conjunto de las piezas expuestas, creando un espacio contagiado del ambiente existente en el interior del cuadro. Hay escenas inquietantes, que por sí solas generan una historia presentida, en otros casos generan miedos, si no pensamientos sobre la inutilidad de la ilusión que aguarda las horas. Logra el pintor construir un trabajo plástico original, de poderoso contenido intelectual, sustentado en la historia clásica de la pintura, reelaborando el sentido de los bodegones, retratos, composiciones artísticas, todas sin apenas soplo de ánima. Reconstruye el concepto de la plástica con materiales ya usados por otros, alcanzando a construir piezas de gran interés, pues posee inteligencia para ello, dominio del oficio y capacidad creativa.




























sábado, 6 de octubre de 2018

CARMELO TRENADO EN CÁDIZ

LA IMPRONTA DE LA ESENCIA


Autor: Carmelo Trenado. Título: Momentos. Lugar: Galería Benot, Cadíz. Fecha: Hasta el 20 de octubre.

Carmelo Trenado se somete al dictado de la intuición en su obra última. Retiene la esencia del instante, el aroma cromático que se graba en la memoria. El pintor transcribe estas improntas visuales en cada una de sus composiciones, desarrollando un relato sobre la percepción fugaz, el edificio en ruina que es el recuerdo, pues poco a poco va deteriorando la imagen, desvaneciendo sus rasgos originales, los perfiles y limpieza de lados y vértices, para concluir en una mole informe, restos que posee algún eco de su pasado, siendo difícil suponer el estado original que poseía.
Las piezas que presenta Carmelo Trenado contienen un colorido que causa una sensación distante, no invita a la pasión, surgiendo como aparición fría, envuelta en una atmósfera húmeda, algo enigmática, propuestas como una adivinanza al espectador, para que complete la escena con su imaginación, lleve la imagen del cuadro hacia la realidad que construye y supone, organizando su propia historia. Las creaciones plásticas de Carmelo Trenado ofrecen lugares de tonalidades apagadas, pesadas, oscuras, donde se presiente el misterio, lo desconocido, la inquietud que aguarda, significando las vías de escape introducidas por el autor para incorporar la magia que rodea todos los momentos de la existencia, el capricho del destino en sus decisiones azarosas, lo ilógico en una realidad que quiere se racional.
Los momentos expuestos por el pintor son situaciones relatadas a través de la pintura, donde éste experimenta las sensaciones vividas con las luces de los reflejos de la escena evocada. Su obra es compartida por el observador, percibiendo un trabajo que trasmite liviandad, frescura, vaporosidad, paso veloz por la mirada, el cual ha dejado un rastro tenue en la memoria, y sin embargo, al proyectarse en las piezas, están impregnadas del destello sensitivo del autor, comprendido por quien lo observa, pues porta lugares comunes del recuerdo colectivo.








miércoles, 3 de octubre de 2018

EXPONE ALEJANDRO GORAFE EN ARRABAL Y CÍA

LA FE DE SANTO TOMÁS


Autor: Alejandro Gorafe. Comisaria exposición: Concha Hermano. Título: ESPEJISMOS nada es lo que parece. Lugar: Galería Arrabal y Cía. Fecha: Hasta el 5 de octubre.

Sorprende nuevamente Alejandro Gorafe en su última exposición, pues supera planteamientos de otras propuestas anteriores, abordando de forma valiente las entrañas de la imagen. Este autor granadino ha estudiado la percepción suscitada por la visión comprendida en las composiciones con materiales dotados de voz propia. Logró construir obras donde triunfa la tensión que genera un espacio pulsante, duro, frío y aséptico, o dio vida a máquinas imposibles, cuya misión no era servir a la industria como un titán más, sino que se desarrollaban a sí mismas en sus singularidades. Todas estas propuestas poseían una estructuración espacial, escenificación y planteamientos teóricos que sorprendían por su frescura e inteligencia, creando perplejidades en la mirada, presentando la huella del nervio del artista en cada uno de sus detalles. Hubo otras exposiciones en las que Alejandro Gorafe jugaba con la imagen, y la interpretación que la lógica desarrollaba para salvar el pozo irracional.
En esta última exposición, el creador plástico rompe los límites de lo visible, caminando por los senderos ocultos que los planos vacíos, entre los instantes percibidos, guardan en los detalles no sentidos. Organiza un reto lúdico, en el que la razón interviene a través de la percepción sensorial de la vista. Seduce la mirada para encantarla y mostrarle fantasías, pues cree real aquello que su imaginación fabrica. Alejandro Gorafe se centra en el error de la percepción basada en la suposición y experiencia, en lo común establecido y creído por todos, haciendo ejercicios de prestidigitación, con los cuales demuestra que hay que acceder a la naturaleza tangible para conocer la esencia de la realidad. Hay que ver, palpar, dudar e intuir fuera de la corrección lógica establecida, y así de este modo comprender la verdadera faz de la existencia.
Este montaje plástico posee una puesta en escena precisa y equilibrada, que conecta fácilmente con el público.







lunes, 1 de octubre de 2018

DÍAS DE OTOÑO EN RONDA


DÍAS DE OTOÑO
Señor: es hora. Largo fue el verano.
Pon tu sombra en los relojes solares,
y suelta los vientos por las llanuras.
-
Haz que sazonen los últimos frutos;
concédeles dos días más del sur,
úrgeles a su madurez y mete
en el vino espeso el postrer dulzor.

No hará casa el que ahora no la tiene,
el que ahora está solo lo estará siempre,
velará, leerá, escribirá largas cartas,
y deambulará por las avenidas,
inquieto como el rodar de las hojas.


R.M. Rilke


El otoño, aunque parece en estos días cálidos que no ha entrado, ha sentado su presencia, tomando fuerza según avanza el calendario. La luz irá perdiendo fulgor, espesura, palideciendo el brillo exultante que inundó la retina, y su abrazo será menos agobiante, aclarando sus pliegues, organizando un festival de tonos de peso suave, que según trascurran los días irá desvaneciendo, hasta extinguirse en su ocaso. La luz se hará tenue, pero entre medias creará espacios acogedores, plenitud ligera, de colorido intenso, donde surgen de los umbrales de la oscuridad signos de fantasía, mas las sombras van imponiendo su dominio.

El Sur de España aparece como lugar de tranquila resistencia, guardando la luz, la alegría, las mañanas tibias, los atardeceres sumidos en una explosión vital luminosa, rompiendo la claridad su monotonía cromática para deshacerse en sus tonos ocres y rojizos, apareciendo sin transición la noche, misteriosa, enmudecidos los grillos, roto el silencio por el chirriar de las lechuzas, y cada vez más el frío, alterando las tormentas su paz, anunciando los meses del estado invernal.

Buen refugio es el Sur para vivir el otoño, disfrutar de sus destellos, del fulgor que consume el final del día, la templanza de la mañana, la modorra del mediodía, el dulzor de sus caldos, la nostalgia de su paisaje bajo un cielo azul profundo, o la levedad de sus tormentas.

Esto es lo que vio Rainer Maria Rilke en sus estancia en Ronda, cuando en el final del otoño de 1912 le escribió a una amiga “Ronda tiene mucho que ofrecerme, /.../ es el lugar justo para quedarme una temporada”



En esta ciudad existen lugares aún auténticos, y más aun sus paisajes. Es una muy buena opción pasar unos días de otoño en Ronda. Hay muchos establecimientos hoteleros, y casas rurales donde alojarse, les aconsejo uno en el cual podrá disfrutarse el sabor del otoño apacible.




Hotel La Fuente de la Higuera