jueves, 20 de febrero de 2020

G. MARTÍN MONTAÑO SE INTRODUCE EN LA PINTURA

LA SOLEDAD ANTE LA CREACIÓN

Autora: Gloria Martín Montaño. Título: De varia commensuración. Lugar: Galería Birimbao, Sevilla.

Se adentra la autora en el taller del artista, espacio tedioso, lleno de cajas y materiales listos para iniciar la elaboración de un cuadro. Exalta en su obra los elementos rutinarios del trabajo pictórico, humildes piezas que sustentan el proceso creativo. Esta puesta en escena de los artilugios del taller, donde expone la pintora su habilidad plástica, encierra en su apariencia una reflexión sobre el trabajo rutinario callado, tranquilo, de toda creación artística, apartado del murmullo exterior, encerrado en el estudio y la reflexión, buscando dar forma a la idea pensada.
Gloria Martín Montaño, ejecuta una obra sometida a un colorido modulado en tonos apagados, acogedores, sumidos en la rutina de las horas, induciendo silencio, sensaciones de atemporalidad, extrayendo la estancia de la realidad cotidiana. En sus piezas, la geometría se transforma en bastidores, elementos sobre los que la pintora organiza su trabajo. En los marcos vacíos, e incluso en aquellas molduras que aún no los conforman, induce Martín Montaño la obra presentida, desarrollándola cada observador según su criterio, aunque de su inicio no concluye, repitiéndose el proceso sin cesar.
Es una propuesta inteligente la presentada por esta excelente artista, basada en un dibujo suelto, hábil en la aplicación del color, y acertada en la experiencia intelectual de ofrecer un cuadro supuesto dentro de otro. Analiza en esta muestra el conflicto del autor antes de empezar su obra, cuando está solo en su espacio de creación; todo depende de su capacidad compositiva, técnica, y comprensión profunda de la naturaleza última que encierra la imagen.















martes, 18 de febrero de 2020

LOLA MONTERO Y LA SAL DE CÁDIZ


SON Y SAL DE CÁDIZ

Autora: Lola Montero. Título: Gadea salis. Lugar: Galería Benot. Fecha: Hasta el 14 de marzo.

Lola Montero nos adentra en las soledades de la bahía de Cádiz, en sus campos salinos presos del silencio, roto por el murmullo acompasado de las olas, el silbo del viento y los cantos de los pájaros. En sus piezas la humedad se presiente en el gris que todo lo cubre, espesa capa que introduce densidad en el paisaje contemplado.
Aplica colores apagados, sometidos al tono general de la obra, simulando las horas cuando la luz limita con la oscuridad. Son momentos que se alejan de la realidad sentida, para introducir la mirada en los espacios de pensamientos mágicos, donde las formas se deshacen en sus distintas gamas cromáticas, muy bien expresada por la pintora en sus amplias pinceladas, que quieren desaparecer en sus contornos, conformando un conjunto engarzado que da estructura a la imagen visualizada. Pinta realidades presas de una descripción melancólica, de profundo significado lírico existencial, evocando la fuerza del entorno, en su influencia en la percepción que ocasiona, recitando la sensación de soledad, de abandono, de libertad conseguida gracias al olvido. El paisaje oculto a la consciencia es aquel en el que se desenvuelven los genios que dan carácter al lugar. La artista ha captado muy bien esta idea, la descubre y expresa con sensibilidad, precisión poética y habilidad técnica, concluyendo un trabajo que atrae y gusta, de buena calidad plástica. Consigue Lola Montero evocar emociones, transmitirlas de forma susurrante, elegantemente, acertando en la definición de la costa gaditana.


















 



















domingo, 16 de febrero de 2020

EL COLOR DE VICTORIA MÁRQUEZ


CUANDO EL COLOR PESA

Autora: Victoria Márquez. Lugar: Galería Benedito. Fecha: Hasta el 5 de marzo.

Explora Victoria Márquez el color, su volumen y presencia en el cuadro, mostrando formas presentidas, espesura fluctuantes que juegan con el azar en la formación de imágenes insinuadas, más es el influjo del color quien genera las presencias imaginadas.
Es una pintura organizada según trazos rotundos, intensos, de pasión contenida, expuestos como figuración que quiere ser sólida, mas se pierde en los espacios neblinosos de tonalidades, de poderoso arraigo en la mirada, distribuidas según su gravedad, resultando una estructura organizada de acuerdo al efecto de la paleta aplicada, para expresar un trabajo de gran peso cromático.
El resultado es agradable, tranquilo en su colorido, que cae en cascada hacia la parte inferior de la pieza, cuya sensación produce dinamismo interno en la obra, fulgor tímido que se desvanece, para dejar un poso de visualización espesa.
Victoria Márquez construye una creación plástica de sólida conformación, agradable a la mirada, alejada de etereidades inconsistentes, dejándose arrebatar por la impresión que sus formas sugerentes inducen.
El conjunto expuesto es de contemplación agradable, armónico en su estructura de tonos, y de buena calidad comercial.



















sábado, 8 de febrero de 2020

M.T. ARTERO VIOLA Y SU GEOMETRÍA ESPACIAL

GEOMETRÍA, COLOR Y FANTASÍA

Autora. María Teresa Artero Viola. Título: Geometría espacial. Lugar: Galería Alfareros. Fecha: Hasta el 12 de febrero.

Las diversas tonalidades, plasmadas en las piezas, organizan un entramado sensitivo que involucran al espectador en sus flujos oscilantes, siempre acompasados, según un ritmo armónico modulado y contenido, de acuerdo al orden de la estructura cromática introducida por la autora en cada una de las obras expuestas.
María Teresa Artero Viola nos propone un trabajo plástico de gran formalidad estética, enmarcado en los movimientos clásicos de las vanguardias artísticas del primer tercio del siglo veinte, mas la autora le confiere un toque personal, en el que contrapone el color con la geometría, en un choque desigual, pues las finas líneas nada pueden ante una marejada espesa de colores, intensos, pesados o ardientes, siempre en ebullición, consiguiendo crear una estado tensional que da fuerza y carácter a cada composición. El color desborda los límites, diluyendo sus formas, prevaleciendo sobre su rigidez. Convierte su trabajo abstracto en una interpretación de la percepción del entorno real, sometido al desequilibrio que predomina en la interpretación de toda imagen visualizada.
M.T. Artero Viola nos describe la transformación de la comprensión aparente de la realidad captada, pues explica que la mirada es seducida por el espíritu del color, pese a que se presenta reducida como entidad geométrica. Las formas son condensadas en una expresión de líneas y ángulos, impregnadas de colores, los cuales en su conjunción definen la esencia de su contenido. Y es esa esencia quien predomina al final en el recuerdo, en la idea última albergada en la memoria. Juega con el lenguaje cromático, de su impronta en el subconsciente. El desarrollo de los sentimientos inducidos marcan los accidentes topográficos, originados por las diferencias de las etereidades cromáticas que rompen la superficie, supuesta en el blanco del cuadro, para simular valles, según la gravidez del tono, o elevaciones, cuando su ligereza le empuja a la fuga.
Logra la artista comunicar esta naturaleza. de interpretación psicológica del entorno, mediante un conjunto de piezas de interesante construcción intelectual.
Desde el punto de vista estético alcanza elaborar un trabajo pictórico de bella contemplación, que seduce y atrapa. Parecen construcciones sencillas, pero en sí encierran un proceso de acabado mágico, ante cuya contemplación el espectador encontrará siempre historias distintas, espacios extraordinarios donde internarse, explorando la existencia de los sueños que presiente se esconden en su interior.