domingo, 27 de enero de 2013

EXPOSICIÓN DE ARANCHA RUIZ NUÑO EN EL PALACIO DE LOS CONDES DE GABIA, GRANADA

¿ARTE O MECÁNICA CUÁNTICA? Autora: Arancha Ruiz Nuño. Título: Exposición con cuerpos. Lugar: Palacio de los Condes de Gabia. Fecha. Hasta el 27 de enero. Lo que está arriba tiene su imagen abajo, ambos son mundos paralelos, en un tiempo detenido sin ningún suceso de referencia, alterándose cuando es el entorno perturbado por la presencia del espectador en este cosmos dual, generando un suceso temporal. Éste es continuo, indiferenciado y simultáneo. La síntesis del camino no distingue de instantes, pues todo sucede a la vez, sumando hechos, circunstancias, en puntos espaciales y momentos distintos. El espacio lo llena todo, al no distinguirse pasado, presente o futuro, flotando el silencio del vacío tras la ausencia del espectador. Es el motivo central del relato descrito por Arancha Ruiz Nuño La autora nos quiere explicar, en sus composiciones fotográficas, que la realidad es un conjunto de fragmentos múltiples que se aúnan encajando entre sí, o superponen, donde la lógica es un acontecimiento feliz cuando lo racional es una rareza. La conclusión a la que nos conduce con su trabajo es el de un escenario dividido, variado, de cuyas numerosas imágenes se extraen las sensaciones percibidas. Surgen luces de tonos dispersos, intensidades, movimiento, geometrías definidas en líneas contenidas en la interpretación de las radiaciones, al comprender la realidad, producto del espacio y tiempo. Y en el centro del universo creador de lo visible se encuentra el espectador, quien define lo real con sus sentidos, existiendo sólo la luz y espacio, energía pura. Esta es la percepción que se produce al observar la obra de Arancha Ruiz, en una Sala amplia, con un montaje sencillo y no muy numeroso en piezas, que resulta frío al penetrar en él. Según nos explica el catálogo que acompaña a esta exposición, en el texto de Maite Méndez Baiges, la artista quiere introducir “uno y muchos cuerpos en imágenes de exposiciones, y contraponiéndolos, precisamente es esos mismos espacios, pero vacíos”, forzando a la mirada a “reconocerse como lo que es, algo manipulado, construido, si no guiado”. Su fin es “ recuperar la capacidad de ver de nuevo el arte”. A mí me parece más bien una escenificación descriptiva de la interacción espacio-tiempo, propio de una muestra relacionada con la mecánica cuántica. Arancha Ruiz Nuño ofrece una propuesta bien trabajada conceptualmente, inteligentemente estudiada, elaborada y expuesta, que se queda en un estadio intermedio de las vivencias de la artista, cuando explora las posibilidades de la luz, el trasfondo de la realidad. No por ello carece de mérito. Me recuerda a un poema de T.S. Eliot, de su libro Cuatro Cuartetos, que dice: “Están presente y pasado presentes, / tal vez en el futuro, y el futuro / en el pasado contenido. / Si está eternamente presente el tiempo / todo, todo el tiempo es irredimible”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario