domingo, 30 de enero de 2011

UN ALMENDRO EN FLOR

Hoy he visto un almendro en flor, el tiempo mostrando su faz irreal para seducirlo, ha conseguido hacer creer que la hora de explosiva belleza ha tocado. ( Vana ilusión sufrida por el osado árbol ! , pues cuando el clima torne caprichoso hacia lo que cuerdo de él se espera, su belleza será sesgada.
Los sentidos del almendro presa fueron de las caricias de un invierno vestido de primavera, mas caro le ha costado al irreflexivo que sólo tiene los sentidos como guía.
Pronto se abrieron los cielos, y los vientos del Oeste portaron vida. La tierra bebió, se sació hasta el fondo, viendo venir tras la borrachera horas heladas extremas. Y el almendro sucumbió; sus blancos vestidos nada pudieron ante los cortantes embates del aire frío.
Aunque no cabe pesimismo, la vida puede retornar si Enero abandona sus fantasías bonancibles.
Los meses guían la vida, no son de fiar pese a ser lo único que ésta conoce; se entrega a ellos sincera, con todas sus consecuencias. Pero el clima, conjunción de los caprichos del Olimpo, vaga sin razón humana, sólo complace a Gea, a los guiños de Apolo, y por qué no a Júpiter.Saturno,dios del frío y la muerte, ríe travieso.
Mientras, el almendro va perdiendo la capa blanca; sus hojas caídas simulan nevada. Tirita, arrepentido de haber sucumbido a los cantos engañosos de la realidad auténtica.
Igualmente los hombres, como almendros nos guiamos sin reparar dónde está la verdadera realidad. Envueltos en atmósferas seductoras que halagan el momento. Despertando presos de la sorpresa cuando la imagen verdadera de la existencia se ofrece a la mirada. El sueño rompe bruscamente, despertándonos doloridos y desorientados en un mundo real, que por estar divergente con el deseo, se antoja otro.
Como los almendros en Enero, muchas veces nos vestimos de blanco. Hoy he visto un almendro en flor, hoy he visto el engaño.
" Cuando sólo sentimos estamos fuera de la verdad, si además intuimos logramos su hallazgo ".

No hay comentarios:

Publicar un comentario